EDUCANDOS / Grupo de investigación en Educación
  Acerca de la Ley de carrera pública magisterial- Por Mario Ríos
 

LEY DE CARRERA PUBLICA MAGISTERIAL,  NACIO MUERTA

Dice el argot gubernamental, las leyes están hechas para cumplirse, pero esto gobierno y los últimos que nos han gobernado están empeñados en que no se cumpla, muchas han generado su aprobación – en el congreso - a juegos de intereses, como por ejemplo quien será el próximo presidente del congreso, estos dame que te daré desnaturaliza no solo la LCPM sino otras leyes que se cocinan en el congreso. Un congreso que en estos últimos meses ha estado envuelto en casos escandalosos de asesores y tráfico de influencias. En el último informe del congreso se jactan de productividad pero no dicen que moralmente están deteriorados, y en política la moral es clave para poder implantar una ley.

La LCPM nace muerta no porque la ley sea mala (en términos formales) sino porque se negó el aporte de los maestros, a través de sus organizaciones representativas, se crearon oráculos para santificar cada una de sus disposiciones, pero lo curioso que ellos no están inmerso en la tarea educativa ni conocen los hechos de la educación, han tratado el tema de la LCPM como una cuestión de destacar el desempeño del docente, cuando el problema es acá la dignificación de la carrera, y esto supone una estrategia mas estructural desde las causas que han generado esta deficiencia, de la que tanto se encarga la prensa de publicitar con un sadismo y odio. El estado  necesita desprestigiar al maestro para imponer su política y que sea solo por la prensa donde se oriente a la opinión pública y de esa manera enfrentar a los maestros con el pueblo.

La LCPM es la antesala del despido masivo de maestros pues como dice el dicho si aceptaste la ley aguántate el reglamento. Es parte de la política global de reducir el aparato del estado para tener mayor versatilidad dizque, Municipalizar la educación cargando con el costo al pueblo. La LCPM busca que el maestro no tenga opción de reclamar sus derechos, porque cada vez que lo hagan le van a enrostrar su desempeño que supuestamente será medido a través de instrumentos “válidos” y “confiables”, con lo que opinamos que la evaluación es el centro de toda la ley, lo curioso es que no hay sistema evaluativo, esa es la gran debilidad del sistema, si hubiera sistema ya se hubieran ubicado todas los desaciertos y malos manejos del congreso. No hay cultura evaluativa y mucho menos evaluación participativa, el gobierno quiere evaluar pero no quiere ser evaluado no hace nada por ser transparente, mas bien oculta sus deficiencias atacando a los maestros.

Veamos algunos aspectos de la ley;

En el artículo 3 plantean el concepto de certificación de competencias o sea , “se es” o “no se es”, esto quiere decir: si no eres competente como vas a reclamar. Es curioso pero la educación nunca prosperó por tomar lo mejor y quedarse solo con lo mejor, ese fue el fracaso de la sociedad espartana.

En el artículo 8 Sobre áreas de desempeño laboral preguntamos quien va evaluar el desempeño de los profesores que aspiran a áreas de gestión e investigación, que instrumentos van a utilizar si no hay cultura de evaluación y medición cosa que Chile y Colombia – por citar un ejemplo cercano – tienen cultura evaluativa, sistema de evaluación y organismos acreditadotes y certificadores ahí si está el 50% del proceso educativo con lo que todo indica que será una evaluación deforme no evaluará nada lo que tenderá a ser punitiva nada científica, pues al final se determinará por el juego de intereses políticos nacionales y locales.

Esto se fundamenta cuando en el art. 12 manifiesta “El concurso público se realiza en las instituciones Educativas” , hay experiencia evaluativa, como establecer la confiabilidad de los instrumentos a aplicar si no hay experiencia; estos últimos tiempos se está trabajando con comités de evaluación y al no haber experiencia evaluativa todo “evaluación” que se aplica entra al subjetivismo y entonces entra la venta de plazas y contratos.

Los es el caso también del Art. 13 cuando dice “….. participa también un representante de los PPFF…” , preguntamos ¿hay experiencia evaluativo por parte de los padres, si se incluye en el proceso es porque el estado debe dotarlos de conocimiento y capacitación, algo que seguramente no haría porque eso implicaría que los padres al saber evaluar podrían también evaluar el gobierno y juzgarlo con mayor objetividad algo que no conviene porque este Estado actúa en función a satisfacer las inversiones los grandes monopolios que al final genera situaciones que atentan contra el trabajador  y el pueblo sino veamos Casapalca, Santa Anita, buscan enfrentar al pueblo contra los maestros, no elevar el nivel de conciencia y conocimiento de los padres eso no les conviene.

En el art. 21, los directores también se ven afectados en cierta medida, serán exigidos, porque la medición del desempeño tendrá como uno de los referentes principales el resultado de los estudiantes, cosa que agrupada con el tema de los maestros en general nos quiere decir que el bajo rendimiento es responsabilidad del maestro, esto es cargar la responsabilidad del estado a los maestros cuando sociedades como la chilena que tiene mas de 30 años de experiencia en el tema de la medición, los organismos especializados manifiestan que el buen desempeño de los maestros no asegura necesariamente el rendimiento de los alumnos, esto inclusive lo revela el informe del banco mundial en el tema de la calidad educativa en el Perú cuando afirma que en nuestro país hay mucha desigualdad y mucha inequidad que se expresa en el bajo rendimiento de los estudiantes del Perú. Seguimos con el vieja afirmación que el problema de educación recae sobre el maestro.

Al final del capítulo 22 se dice: “El Ministerio de  Educación elaborará en coordinación con el órgano operador del SINEACE los indicadores e instrumentos de evaluación”. No hay SINEACE, o sea se hace una ley de carrera pública y el mecanismo que opera y efectiviza esa ley no existe, es como decirle a un niño monta la bicicleta y no hay pedales, estamos desde el gobierno anterior con el cuento del SINEACE que apareció formalmente en la Ley de Educación 28044, no hay reglamento no hay personal experto, no hay programas de capacitación y formación en acreditación orientadas al propósito del estado pero sobre todo no hay planificación y organización este proceso ha de durar dos años si es que se hace medianamente aceptable. Justamente en el Art. 24 dicen “Es un proceso permanente, integral, sistemáticos, objetivo transparente y confiable; normado  …..”, precisamente para que sea confiable y normado necesita de tiempos podría trabajarse con fórmulas para evaluar la confiabilidad de los instrumentos de evaluación pero eso solo se hace al inicio se tiene que verificar la estabilidad y consistencia de las pruebas en el tiempo y en sucesivas prácticas.

Afirman en el art. 29 que si a la tercera evaluación no aprueban serán retirados, no dicen serán despedidos, arrojados a la calle, negando así sus derechos. Pero si no hay sistema como se evaluarán quienes evaluarán no será acaso una forma mas sofisticada favorecer a otros porque de alguna manera se habrán creado nuevas plazas, sucede en las universidades que están en procesos de autoevaluación, el sector de educación básica esta mas débil en estos mecanismos, es una invitación al favoritismo, como lo está haciendo muchas I.E. a través de “comités de evaluación” que al no tener instrumentos usan su “buen criterio” y salen favoreciendo a personas que después recompensarán ese favoritismo, no será acaso invitación a formas mas sofisticadas de corrupción. Líneas mas abajo dice que PODRAN acceder a auxiliar de educación que se encuentre vacante y presupuestada, Reiteran en el art. 32 de evaluar permanentemente; la evaluación es el 50% del proceso educativo pero,  ¿ están preparados ?. Como dicen el educador Constantín Carvallo, los maestros no están representados, el ministerio hay de todo menos maestros, hablan de desarrollo de la educación y mejoramiento de la calidad sin la participación activa del maestro en la construcción de su propia historia.

Art. 43 dice en política de remuneraciones que “ Los gobiernos Regionales y Locales Se pueden complementar con sus presupuestos, el financiamiento de otras asignaciones o bonificaciones que consideren necesarias …” Hasta que punto el gobierno central se desliga del pago, en pocos palabras deja espacio al autofinanciamiento local, que de seguro los municipios pasarán la factura a los padres de familia, que diferencia habría con las escuelas privadas, no es entonces privatización. No es pues como groseramente dice Trathemberg que en ninguna parte de  la ley de educación  - por ejemplo . dice privatizar, no es necesario que lo diga es el espíritu de la ley lo que se interpreta y las evidencias que va mostrando en los artículos en sus indicadores, financiamiento, desempeño, competencias.

Se dice en el art. 45 inc. D que la remuneración del profesor de V nivel llega al doble o 100% mayor, cuantos llegarán ahí si está formado esto en pirámide si se habla de vacantes de 5% del total de vacantes, cuando en países que han alcanzado un óptimo desarrollo educativo de alta competitividad el auspicio, fomento y masificación de los post grados ha asegurado el éxito de estas naciones (60% de la población de la  UE en estudios superiores), esto es parte de la elitización de la enseñanza y como la carrera no está dignificada estos pocos profesores emigraran ha puestos burocráticos o a entidades particulares, esto es consecuencia de la privatización.

Parte de la privatización es también el elevamiento de horas de trabajo por un sueldo que tomando como referente los años 70 ha disminuido un 86%, empero se habla de 30 horas cronológicas contrastado con los 18 cronológicas que tenía en secundaria y alrededor de 24 que tenía primaria, cargaran con mas trabajo por el mismo sueldo, porque la estratificación de sueldos está sujeto a desempeños básicamente.

Es definitivamente una ley controvertida que se aprobó en medios de escándalos y juego de intereses y la prueba de  que esto es así, es que el ejecutivo no dudó en pasar por alto todas las formalidades y al colmo del empacho y la desesperación Alan garcía lo firmó para su aplicación en el congreso, este solo hecho desnaturaliza la  plasmación de la ley entonces nos explicamos porque hay un inusitado interés en el Tribunal Constitucional, porque se apresuran en quedar bien con la policía y tener muy buenas relaciones con la prensa. La ley de carrera Pública no tiene peso moral no dignifica al maestro, lo pone en la ruleta del juego de mercado, no está concensuada y es débil jurídicamente, pero sobre todo es débil aun mas porque se apoya en cosas que no existe como éticos burócratas y SINEACEs. Es deber del maestro contraponer a esta ley, el ser un agente social, comunicador difusor de ideas renovadores, evaluador no solo de los alumnos sino de la institución de la localidad y del país y sus gobiernos e instituciones tutelares.

 
  En estos momentos hay 4 visitantes (39 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=