EDUCANDOS / Grupo de investigación en Educación
  La crisis de la educación continúa, y la Ley de Carrera Docente
 
 
Columa de opinión.
 
La crisis de la educación continúa y la Ley de Carrera Docente.
Lima, lunes 16 de julio del 2007-07-16
 
Les envío una interesante opinión del periodista César Hildebranth.
A propósito de este artículo, debemos ser todos transparentes, e intentemos en dar opiniones sin prejuicios, que si existen ocultamente. Por ejemplo: afirman unos que el SUTEP desinforma. Suponiendo que sea verdad, o en parte... ¿los otros? .... ¿Por qué no han permitido auténticamente un debate. ¿Se viene el discurso del Presidente para Fiestas Patrias? ... Otro ejemplo: ¿Cuál es el piso salarial de los aumentos, y de los que son por evaluaciones? ¿Cuál es el lugar de los sueldos de los maestros en la escala de sueldos? Nada se dice ni se estudia al respecto. No es lo mismo aumentar el cincuenta o el cien por ciento de 250 dólares frente a otros profesionales que ganan cinco mil o treinta mil dólares? ¿Estarán congelados los aumentos cada tres años? ¿Cómo controlar las formas indirectas y las causales de despidos, y de privatización de la educación? ¿La ley dice algo al respecto? ....
 
Y, volvemos al origen: ¿quién evalúa a los misteriosos evaluadores? ¿Quién en su sano juicio se puede oponer a evaluaciones y capacitaciones? ¿Es ético tratar de dividir al sindicato separando a sus dirigentes del conjunto de los maestros? ¿De los que opinan así, en qué momento de sus vidas han luchado y salido a las calles, y ser apaleados, puestos en prisión, arriesgar sus ingresos? ¿En algún momento han pertenecido a un Sindicato o han estado siempre desde el balcón opinando y aconsejando, o asesorando, o siendo consultores con sueldos en dólares? ¿Cuántos días se han solidarizado alguna vez participando en paros o en huelgas en toda su vida? No, algunos no tienen sangre en la cara para denostar a nuestros maestros y a sus dirigentes siempre sacrificados, porque siempre han recibido los aumentos por otros que han luchado por ellos. Siempre han estado bien acomodados. Nunca se les ha descontado un céntimo. Y, por supuesto también, buenos maestros, buenos dirigentes, pero también buenas autoridades, funcionarios, técnicos y consultores.
 
Si la Ley tiene fortalezas, las debilidades también existen. ¿Por qué se la impuso entre gallos y media noche? Esa es la verdad. ¡Primero obedeces, y después conversamos! Claro que la reglamentación es después de la Ley , pero ¿Por qué no se debatió la propuesta de Ley artículo por artículo, como lo manifestó un educador bien informado. ¿Por qué? ¿Por qué crear sentimientos de culpa sólo hacia un lado? ¿Por qué se impuso a como de lugar también el fracaso de la evaluación pasada?
 
¿Este procedimiento antidemocrático ha sido del SUTEP? No, ha sido de los que hablan de democracia, de Estado de Derecho, de que hay que imponer el orden con mano dura, y no respetan el diálogo que después piden, pero a condición que levanten la huelga. ¿Por qué esperar llegar a los extremos? Las autoridades tratan de restringir los legítimos derechos sindicales declarando a la educación como un derecho esencial. ¿Por qué han guardo silencio en siete lenguas cuando hay palos, empujones, muertos y heridos, más gases lacrimógenos en todo el territorio nacional? Salvo excepciones.
¿Quiénes originan la violencia? ¿Son los oprimidos? No. Cuando uno habla claro –por experiencia –y la hay-, somos excluidos, y siempre te amenazan con denunciarte, y te mandan policías para acallar la protesta legítima y democrática. Paciencia, paciencia, más paciencia. No. Ya se acabó la paciencia. Mientras haya olvidos e injusticias no hay paciencia. Hay que transformar y luchar por los cambios. Por las buenas no entienden. Y, por supuesto, democratizar las instituciones, entre ellas, el sindicato.
 
Aquí también hay un problema por el control político de un Estado abusivo que tampoco se denuncia por intentar enfrentar a los maestros con sus dirigencias, y con los padres de familia, y arrodillar al sindicato y tratar de llevar agua para su molino. No hay derechos que se defiendan para los niños con el triste ejemplo de cometer los abusos con sus propios maestros: dignidad magisterial plena –no recortada, ni a cuenta gotas-, es condición de principios y absoluta para defender también la calidad de la educación de nuestras estudiantes. Primero, plan de aumentos salariales, primero material educativo, primero condiciones de enseñanza. Después, capacitación, y después evaluación y “premios” por rendimiento. Planteamiento integral del problema de la crisis de la educación, y no sólo con leyes y reglamentos. Sincerar el problema.
Conclusión: la crisis de la educación continúa, dar todos ejemplo de conductas democráticas, crear condiciones para dialogar en campo neutral, sin prepotencias de nadie, porque quién a hierro mata, a hierro muere, situar la Ley contemplando los derechos ciudadanos.
José Rouillon
José Rouillon Delgado
"La alegría no es enemiga del rigor"
X ANIVERSARIO DE PAULO FREIRE 1997-2007
 
  En estos momentos hay 4 visitantes (12 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=